miércoles, 7 de agosto de 2013

BOQUERONES EN SALAZÓN CON ACEITE DE OLIVA




Estos boquerones, al estilo de mi mamá, se pueden comer como aperitivo, entrante o cena informal, de picoteo y están realmente deliciosos. En nuestra casa nos gustaban muchísimo, era un empezar y no saber parar, sobre todo mi hermano, ahora en mi otra casa, con Tony, nos ocurre lo mismo y es que están deliciosos.
Espero que a vosotros también os gusten

INGREDIENTES

-1/2 kg. de boquerones
-Sal para hacer anchoas o simplemente sal gorda 


-Aceite de oliva virgen
-Pan

PREPARACIÓN

Lo primero que, debemos hacer cuando vamos a preparar pescado crudo o semicrudo, es, después de destriparlo, congelarlo sin lavar, 24 horas a 20°, como medida de precaución por los anisakis, si nuestro congelador no alcanza esa temperatura, mejor mantenerlo una semana.
Pasado ese tiempo, descongelarlos de forma adecuada, quitarles la espina central y lavarlos.
Poner una capa en un recipiente, los cubrimos con la sal y así todas las capas que sean necesarias, dependiendo de la cantidad de boquerones y siempre terminar con una capa de sal.
Metemos en la nevera 24 horas.
Lavamos muy bien con abundante agua fría, para quitarles todo el exceso de sal, deben quedar un poco sabrositos, pero no salados, así que lavar bien.
Escurrimos y colocamos una primera capa en un recipiente un poco hondo, cubrimos bien de aceite de oliva virgen, otra capa… terminando siempre con aceite que les cubra bien.
Volvemos a meter en la nevera otras 24 horas y pasado ese tiempo, ya están listos para comer.
Para comer como os he dicho, los ponemos sobre rebanadas de pan, del tipo que sea, yo esta vez he elegido de cereales, un poco tostadas, colocamos sobre una fuente y sacamos a la mesa.
Acompañados de una cerveza rica, un vino blanco o una sidriña… una delicia.


3 comentarios:

  1. Que buena pinta cuñaaaa, los haré. Tu mami era una maestra!!!

    ResponderEliminar
  2. Como lo sabes. Gracias cuñaaa...

    ResponderEliminar
  3. Uno de esos placeres que no se deben dejar pasar sin degustar por simples que nos parezcan. Realmente ricos y buenos.

    ResponderEliminar